Así es el puente aéreo humanitario entre la UE y Afganistán

Así es el puente aéreo humanitario entre la UE y Afganistán

La crisis del coronavirus afecta a todo el mundo, pero en especial se ceba con los países más desfavorecidos o que ya estaban inmersos en crisis humanitarias. En el caso de Afganistán, la inseguridad y el conflicto en curso siguen provocando el desplazamiento de personas y situaciones de gran padecimiento en toda la región.

Más de 3,5 millones de personas necesitan servicios sanitarios esenciales, y en torno a 13,5 millones no pueden alimentarse como es debido. De estos, nueve millones requieren ayuda alimentaria.

La Unión Europea sigue al lado de Afganistán, apoyando a su población de diversas maneras, como lo hace desde 1992. El pasado 15 de junio salió desde Maastricht (Países Bajos) un vuelo del puente aéreo humanitario de la UE con destino a Kabul (Afganistán) con cien toneladas de material para abastecer a los socios humanitarios que reciben financiación de la UE.

Este vuelo está financiado al 100% por la UE, y se enmarca en los puentes aéreos humanitarios que se están realizando en la actualidad a distintos lugares del mundo en situación crítica.

El material movilizado permitirá salvar vidas en todo el territorio afgano. Las dificultades para hacer llegar toda esta ayuda humanitaria se han multiplicado durante la pandemia, pero han podido superarse, tal y como manifiesta Janez Lenarčič, el comisario europeo de Gestión de Crisis:

«La pandemia de coronavirus plantea inmensos desafíos logísticos a la comunidad humanitaria, pues en determinadas zonas críticas las necesidades siguen siendo grandes. Con este puente aéreo, la UE va a suministrar asistencia vital, como alimentos, agua y alojamiento, que se va a hacer llegar al mayor número posible de personas para prestar así ayuda al pueblo afgano».

Y es que la crisis del coronavirus ha cerrado fronteras y ha provocado el endurecimiento de los requisitos para realizar cualquier envío, incluyendo los de ayuda humanitaria. Ahora que se ha podido establecer este puente aéreo humanitario, la UE proporcionará, aparte de la ayuda mencionada, un paquete suplementario de ayuda consistente en 39 millones de euros.

Este nuevo paquete está concebido con el fin de impulsar en Afganistán la lucha contra el coronavirus, así como para ayudar a las víctimas de la guerra, el desplazamiento forzoso y los desastres naturales en ese país.

La UE financia operaciones humanitarias en Afganistán desde el año 1992, habiendo dedicado cerca de 935 millones de euros hasta junio de 2020.

Los proyectos humanitarios de la UE en Afganistán se centran principalmente en la atención sanitaria de emergencia, el alojamiento, la ayuda alimentaria y el acceso a agua limpia y a instalaciones de saneamiento. Además, la UE está del lado de los colectivos más desfavorecidos y vulnerables en la zona de conflicto, como son las mujeres y los menores.

Ayuda humanitaria y protección civil de la Unión Europea

Cuando se producen grandes catástrofes o emergencias humanitarias, la Unión Europea pone en marcha sus mecanismos de asistencia para los países y poblaciones afectados en cualquier lugar del mundo, tanto dentro como fuera de Europa.

De esta forma, somos el principal donante mundial de ayuda humanitaria. Todos los países miembros de la UE, en conjunto, ayudan a millones de personas cada año en todo el mundo. Para hacernos una idea del presupuesto que se destina a este tipo de ayuda tan necesaria, mucho más en estos tiempos de coronavirus, podemos decir que actualmente representa el 1% del presupuesto total anual de la UE.

Eso significa que cada uno de nosotros, como ciudadanos europeos, contribuimos con el equivalente a 4 euros anuales para sostener esta importante labor humanitaria.

La Unión se rige por principios humanitarios como son la humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia. Estos principios humanitarios definen lo que es la ayuda humanitaria, que no es otra cosa que prestar asistencia para salvar vidas a los necesitados, sin ninguna distinción.

Toda la ayuda se canaliza gracias a la colaboración de más de 200 organizaciones y agencias internacionales y locales, y recibe el apoyo de miles de voluntarios europeos. Cualquier ciudadano europeo o residente de larga duración en un Estado miembro de la UE puede participar en un programa de voluntariado de la UE para prestar ayuda.

Por otro lado, existe el mecanismo de protección civil de la UE que, junto con otros países europeos, se encarga de coordinar las respuestas a cualquier crisis que surge en Europa y en todo el mundo. De esta manera, se supervisan las crisis actuales y las potenciales, además de realizarse de manera continua la evaluación de riesgos, la prevención de catástrofes, la preparación y la planificación.

Los equipos de socorro, los expertos y todo el material que aportan los países participantes están siempre en estado de alerta, de manera que se puede efectuar una respuesta inmediata en caso de crisis.

La ayuda de emergencia puede consistir en alimentos, refugios o material necesario, despliegue de equipos especializados o actividades de evaluación y coordinación llevadas a cabo por expertos enviados sobre el terreno.