El Banco Europeo de Inversiones, un motor financiero de ayuda a los europeos

El Banco Europeo de Inversiones, un motor financiero de ayuda a los europeos

Crear puestos de trabajo y fomentar la innovación y el desarrollo de competencias es fundamental para el futuro de cualquier país. Gracias a ello, es posible crear puestos de trabajo con personal de alta cualificación para generar un crecimiento sostenible, en línea con los objetivos y prioridades fundamentales de la Unión Europea.

Esta necesidad se hace más acuciante aún en una Europa que tiene que recuperarse económicamente del duro golpe provocado por la crisis de la COVID-19.

Para ello, la Unión Europea cuenta con el Banco Europeo de Inversiones (BEI), la mayor institución financiera multilateral del mundo.

El BEI tiene como accionistas a los propios estados miembros, y facilita la financiación a largo plazo a proyectos de inversión viables. De esta manera, se contribuye a conseguir los objetivos de la política de la UE, como el Pacto Verde Europeo: el BEI es una de las principales entidades proveedoras de financiación en favor del clima. De hecho, sus especialistas inventaron el mercado de los bonos verdes.

El Grupo BEI está formado por dos entidades: el Banco Europeo de Inversiones y el Fondo Europeo de Inversiones (FEI), especializado en la financiación de pymes y empresas medianas.

Apoyando la competitividad europea

La competitividad es un punto fundamental para la UE y siempre está presente. Como parte de la Agenda Estratégica de la UE para 2019-2024, adoptada por el Consejo Europeo en junio de 2019, figura la estrategia a largo plazo de crecimiento sostenible. Y para fomentar la competitividad a largo plazo se necesitan inversiones

Los debates llevados a cabo, por ejemplo, en el pasado Consejo de la competitividad, se han centrado principalmente en el tipo de medidas que se necesitan para atraer mayor inversión en investigación e innovación en toda la UE y en cómo garantizar una mejor integración de los resultados de las investigaciones y la utilización de la innovación disruptiva por parte de las empresas de la UE.

De esta manera, financiar la innovación es una de las grandes prioridades del Banco Europeo de Inversiones. Por eso, en 2019 facilitó 14.440 millones de euros para financiar diferentes proyectos de I+D+i.

  • Aquí puedes ver un vídeo explicativo de cómo trabaja el BEI, recaudando dinero en el mercado e invirtiéndolo para crear empleo de calidad y luchar contra el cambio climático.

 

España, segundo país más beneficiado en 2019

En España, el Grupo BEI inyectó en 2019 más de 1.320 millones de euros para apoyar los proyectos de innovación de las empresas españolas. Aunque el total de financiación en el país ascendió a 8.966 millones de euros, lo que supone un aumento del 6% respecto al año anterior.

Estas cifras ubican a España como el segundo país que más fondos recibió del Grupo BEI, mediante la financiación de 92 proyectos, tanto en el sector público como en el privado.

Eso sí, en cuanto a las pymes, las españolas fueron las que más fondos recibieron del Grupo BEI.

Fundamental en la lucha contra los efectos de la pandemia

Este 2020, y para ayudar a hacer frente a las consecuencias de la pandemia por coronavirus en las diferentes regiones, el BEI también ha tomado partido fomentando la inversión para la lucha directa contra el virus que provoca la COVID-19.

Los principales frentes de inversión apoyan los esfuerzos para frenar la propagación de la pandemia, así como para acelerar en la investigación para encontrar un tratamiento que cure la enfermedad y, así, poder desarrollar una vacuna efectiva.

Para poder conseguir estos objetivos, el banco de la UE prioriza ahora todas las inversiones que estén relacionadas con el sector de la salud y con los programas de investigación y desarrollo dedicados a ello.

En este sentido, el BEI dispone de cerca de 5.000 millones de euros para apoyar proyectos relacionados con infraestructuras sanitarias y con inversiones en I+D en el sector de la salud.

Por otro lado, el BEI trabaja con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para impulsar la cooperación mutua y trabajar codo con coco para fortalecer los sistemas de salud pública de los países más vulnerables a la pandemia.

Para hacer frente al impacto económico de esta crisis en Europa, concretamente, se respaldó el 16 de abril de 2020 la creación de un fondo de garantía europeo COVID-19 de 25.000 millones de euros. Este fondo podría movilizar hasta 200.000 millones de euros de financiación adicional, sobre todo a las pymes.

«Europa necesita una ambiciosa respuesta paneuropea a la pandemia. Esta garantía permitirá al Grupo BEI desempeñar un papel importante en el paquete de medidas de la UE acordado por el Eurogrupo. Los Ministros de Finanzas de la UE nos pidieron que actuáramos sin demora y eso es lo que estamos haciendo. Ahora podemos avanzar con gran rapidez, trabajar codo con codo con los socios nacionales y de la UE, y asegurarnos de que el apoyo llegue a la economía allí donde se necesite en mayor medida y con más urgencia», declaró el presidente del BEI, Werner Hoyer.

Experiencia en apoyo en épocas de crisis

El BEI ya sabe lo que es apoyar a los europeos para salir adelante en épocas especialmente críticas. Por ejemplo, en la crisis económica y financiera mundial de 2008, la inversión en la UE se vio afectada. Se disponía de recursos adecuados, pero había que movilizarlos para que se inviertan y que ese crecimiento de inversiones ayudase a la recuperación de la economía europea.

Para ello, el BEI se constituyó en socio estratégico de la Comisión Europea en la creación del Plan de Inversiones para Europa con el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE) -una garantía de la UE destinada a movilizar la inversión privada con tres objetivos claros-:

  1. Eliminar los obstáculos a la inversión,
  2. Dar visibilidad y ofrecer asistencia técnica a los proyectos de inversión, y
  3. Hacer un uso más inteligente de los recursos financieros.

Este plan se puso en marcha en noviembre de 2014 y, con su enfoque innovador permite la movilización de fondos del sector público y privado para la inversión en sectores estratégicos de la economía europea.

El Plan de Inversiones ya ha movilizado 478.400 millones de euros de inversión en todo este tiempo y ha apoyado a más de 1,17 millones de empresas y pymes en toda Europa.