Coronavirus: la estrategia de la Unión Europea para las vacunas contra la COVID-19

Coronavirus: la estrategia de la Unión Europea para las vacunas contra la COVID-19

La búsqueda de una vacuna eficaz para luchar contra la COVID-19 es una tarea de una magnitud enorme, pero hay que ir contrarreloj porque cada mes que se gane permitirá salvar muchas vidas, muchos puestos de trabajo y muchos miles de millones de euros.

La UE lidera el esfuerzo mundial para la realización de pruebas, tratamiento y vacunación universales, movilizando recursos y aunando fuerzas con los países y las organizaciones mundiales de la salud a través de los instrumentos COVID 19: el «ACT-Accelerator». La Comisión seguirá apoyando esta movilización y colaboración a escala mundial.

Frente al plazo de desarrollo normal de una vacuna, unos 10 años, la urgencia con la que buscamos una vacuna para la COVID-19 hace que se trabaje a nivel mundial para conseguir una primera vacuna en un plazo de entre 12 y 18 meses.

No solo necesitamos la vacuna, sino que es preciso tener capacidad para producir miles de millones de dosis para hacer frente a la demanda mundial, sin comprometer la capacidad de producción de otras decenas de vacunas esenciales.

La propuesta de la Comisión Europea para acelerar el desarrollo de vacunas contra la COVID-19

El desafío mundial de la COVID-19 y la búsqueda de una vacuna efectiva y al alcance de todos es tal que la Comisión propone una estrategia de la UE para acelerar el desarrollo, la producción y el despliegue de vacunas contra la COVID-19.

Esta estrategia tiene objetivos muy claros:

  • Garantizar la calidad, la seguridad y la eficacia de las vacunas.
  • Garantizar el acceso a tiempo a las vacunas para los Estados miembros y su población, al tiempo que se lidera el esfuerzo de solidaridad mundial.
  • Garantizar el acceso equitativo para todos los ciudadanos de la UE a una vacuna asequible lo antes posible.

Además, se sostiene sobre dos pilares fundamentales:

  1. Garantizar una producción suficiente de vacunas en la UE y de suministros para sus Estados miembros mediante acuerdos de compra anticipada con los productores de vacunas a través del Instrumento para la Prestación de Asistencia Urgente (ESI, Emergency Support Instrument).
  2. Adaptar el marco reglamentario de la UE a la actual situación para acelerar el desarrollo, autorización y disponibilidad de vacunas, manteniendo las normas de calidad, seguridad y eficacia.

El apoyo al desarrollo y la producción de vacunas en la UE es esencial, a la vez que se ofrecen garantías al ciudadano de que tendrán acceso a una vacuna eficaz.

Este apoyo se traduce en cuatro puntos esenciales de actuación:

  1. Eficiencia y solidaridad. Es esencial que tanto los 27 Estados miembros de la UE como los miembros del Espacio Económico Europeo tengan acceso a una vacuna tan pronto como sea posible. Para ello, la Comisión propone gestionar un proceso central de contratación pública de manera que los países puedan beneficiarse de una opción de compra de vacunas mediante una única acción.
  2. Acuerdos de compra anticipada a través del ESI, para ayudar a las empresas en el rápido desarrollo y producción de una vacuna. La financiación correspondiente procederá del ESI, que dispondrá de 2.700 millones de euros.
  3. Criterios de selección de las vacunas experimentales. La Comisión está dispuesta a entablar negociaciones con todos los productores de vacunas que hayan iniciado o tengan planes firmes de iniciar ensayos clínicos en 2020. Para la decisión de financiación de estos productores se tendrán en cuenta muchos criterios:
    1. Rigor del enfoque científico y la tecnología utilizados.
    2. Velocidad de entrega a la escala requerida.
    3. Coste.
    4. Riesgo compartido, es decir, prestaciones ofrecidas a cambio de la financiación facilitada.
    5. Responsabilidad.
    6. Cobertura de las distintas tecnologías.
    7. Capacidad de suministro.
    8. Solidaridad mundial.
    9. Compromiso en una fase precoz con los reguladores de la UE a efectos de solicitar una autorización de comercialización en la UE.
  4. Apoyo adicional mediante préstamos del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

 La necesidad de un proceso regulador flexible y robusto

Aunque es urgente lograr una vacuna, no se puede avanzar sin el debido respaldo en datos lo suficientemente rigurosos como para garantizar la seguridad de los pacientes y la eficacia de la vacuna.

En este punto cobra importancia el marco regulador de la UE para que, junto con los Estados miembros y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), la Comisión haga el mayor uso posible de los mecanismos de flexibilidad disponibles para acelerar la autorización y la disponibilidad de vacunas eficaces contra la COVID-19.

Además, la Comisión ha adoptado una propuesta de Reglamento para adaptar y aclarar determinados requisitos jurídicos de la evaluación del riesgo medioambiental de las vacunas contra la COVID-19.

No hay garantía total de que pronto se disponga de una vacuna segura y eficaz. Por lo tanto, siguen siendo importantes el desarrollo y el despliegue de pruebas y tratamientos.

  • Puedes leer en profundidad los detalles de esta estrategia de la UE para las vacunas de la COVID-19 en esta página web, en donde, además, las empresas que dispongan de una vacuna experimental prometedora que ya esté en fase de ensayo clínico encontrarán una dirección de contacto con la Comisión.