¿Qué es la Estrategia Farmacéutica para Europa?

¿Qué es la Estrategia Farmacéutica para Europa?

A raíz de la pandemia por coronavirus, ha quedado claro que necesitamos garantizar el suministro de medicamentos seguros y asequibles en Europa para satisfacer las necesidades de los pacientes, además de apoyar a la industria farmacéutica para que siga siendo un líder mundial innovador.

Por ese motivo, la Comisión Europea ha abierto una consulta pública que, como sabemos, puede responder cualquier ciudadano de la UE, en cualquier idioma oficial de la Unión, y dicha consulta gira en torno a la Estrategia Farmacéutica para Europa.

La Estrategia Farmacéutica para Europa es clave en el ámbito de la salud. La estrategia pretende responder a las dificultades agravadas por la pandemia de COVID-19, pero también a los problemas estructurales relacionados con el acceso, la asequibilidad y la autonomía estratégica a los que se enfrenta la Unión en materia de medicamentos.

La consulta pública estará abierta hasta el próximo 15 de septiembre de 2020, y el cuestionario al alcance del público tratará sobre estos temas principales: autonomía estratégica y fabricación de medicamentos, acceso a medicamentos asequibles, innovación, sostenibilidad medioambiental y desafíos sanitarios.

Desde el punto de vista de la Unión Europea, es imprescindible garantizar que todos los pacientes tengan acceso a una asistencia óptima, y a medicamentos asequibles.

H2:Un sistema farmacéutico con perspectivas de futuro

Ese es el gran objetivo de la Estrategia: crear un sistema con perspectivas de futuro, además de aprovechar las ventajas de la digitalización e innovar constantemente. Se necesita de esta innovación en ámbitos en los que todavía hay que cubrir ciertas necesidades, como, por ejemplo, en el caso de los antimicrobianos, los medicamentos para niños, y los medicamentos para enfermedades raras.

Otro punto importante que se debe abordar y solucionar es el de limitar la dependencia de la Unión Europa de terceros países en lo que se refiere a los ingredientes farmacéuticos necesarios para la producción de medicamentos genéricos como los antibióticos ‘antiguos’, los medicamentos contra el cáncer y otros más básicos, como el paracetamol.

Los objetivos de la Estrategia Farmacéutica podrían ser resumidos en estos cuatro principales:

  • En primer lugar, asegurar que los pacientes de toda Europa dispongan de nuevos medicamentos y terapias en sus países rápidamente y en todas las circunstancias, y que haya una menor escasez de medicamentos.
  • En segundo lugar, ayudar a que los medicamentos sean más asequibles y mejorar la relación calidad-precio de los gastos médicos.
  • En tercer lugar, aprovechar la digitalización y asegurarse de que la innovación y la ciencia y tecnología emergentes atiendan las necesidades terapéuticas de los pacientes, reduciendo al mismo tiempo la huella ambiental.
  • Por último, reducir la dependencia directa de las materias primas procedentes de países no pertenecientes a la UE e influir en otros países para que armonicen las normas internacionales de calidad y seguridad de los medicamentos y ayuden a las empresas farmacéuticas europeas a competir a nivel mundial en pie de igualdad.

H2:La resiliencia del sistema farmacéutico europeo es primordial

Se hace necesario disponer de todos los medios y herramientas posibles para desarrollar nuevos medicamentos, además de tratar de crear un sistema farmacéutico capaz de resistir situaciones críticas, como la pandemia de coronavirus, y salir airoso.

La digitalización y la innovación en el uso de datos del mundo real abren nuevas posibilidades en la forma en que se desarrollan y utilizan los medicamentos. Pero estas terapias innovadoras tardan en llegar a todos los pacientes de Europa y, a la vez, puede suceder que esos pacientes no tengan acceso a los medicamentos que necesitan debido a su escasez.

Como ya avanzamos antes, la pandemia de coronavirus nos ha colocado en una situación sin precedentes y puso de manifiesto la importancia de contar con un sistema resistente a las crisis, así como garantizar la disponibilidad de los medicamentos en todas las circunstancias. Pero no solo nos preocupa el coronavirus, sino, por ejemplo, el hecho de que la población de Europa envejece progresivamente, con la consiguiente carga creciente de enfermedades y amenazas para la salud.

Esto implica no solo una necesidad principal, que es la de poder elaborar nuestros medicamentos, sino también hacerlos accesibles tanto a los sistemas de salud como a los pacientes.

La Estrategia Farmacéutica también se encargará de reducir el impacto de los medicamentos en el medio ambiente y abordará la resistencia a los antimicrobianos.

Es hora de opinar sobre todos estos temas, en los que, como ciudadanos de la UE, esperamos vernos beneficiados con igualdad de acceso a terapias seguras, avanzadas y asequibles. El sector farmacéutico europeo es uno de los principales contribuyentes a la economía de la Unión Europea en lo que respecta a la creación de puestos de trabajo altamente cualificados, y la inversión en innovación.

Para opinar sobre estos asuntos, también existe la web EUSurvey en la que cualquier ciudadano de la UE, ya sea perteneciente a una organización, una empresa, o de manera individual, puede expresarse libremente. Para participar, tan solo es necesario hacer login (se puede hacer fácilmente a través de nuestra cuenta en Google, Facebook, o cualquiera de las opciones que se nos brindan) y leer cuidadosamente las instrucciones.