¿Qué es la Iniciativa Ciudadana Europea?

¿Qué es la Iniciativa Ciudadana Europea?

La Iniciativa Ciudadana Europea es un mecanismo mediante el cual los ciudadanos de la Unión Europea pueden presentar iniciativas a las instituciones y a la Comisión, invitándolas así a legislar sobre ciertos temas. Es un instrumento de democracia participativa que puede servir para influir las políticas de la UE.

Este mecanismo se presentó en el marco del Tratado de Lisboa, en 2007, y empezó a funcionar el 1 de abril de 2012. Se trata de la primera forma de participación ciudadana directa en una instancia supranacional.

Así pues, la Iniciativa Ciudadana Europea es la manera estipulada por la cual los ciudadanos podemos presentar peticiones formales a las instituciones europeas, siempre que cuenten con el apoyo suficiente. Esto significa que, sin ese apoyo, las peticiones sobre cualquier asunto de competencia europea no saldrán adelante. Este punto es muy importante.

De este modo, para que la iniciativa que se traslada a las autoridades tenga validez y sea examinada por la Comisión Europea se necesitan un millón de firmas en, al menos, siete estados miembros de la Unión. Dependiendo de la población en cada uno de los estados miembros, así será el mínimo de firmas aceptable. Cuanta mayor población, más firmas serán necesarias.

Para esquematizar, estos son los requisitos para que una iniciativa ciudadana prospere. En primer lugar, los requisitos mínimos:

  • Reunir un mínimo un millón de firmas.
  • Tener firmantes en, por lo menos, siete países de la UE.
  • Alcanzar un mínimo de firmas en cada uno de ellos en función de su población.

Una vez se cumplen todas las condiciones anteriores, la Comisión tiene en cuenta la petición y, en el plazo de tres meses:

  • Los funcionarios de la UE se reúnen con el comité organizador.
  • El comité participa en una audiencia pública en el Parlamento Europeo para explicar la iniciativa.
  • La Comisión Europea formula una respuesta oficial. En ella se explicarán los motivos por los que propondrá, o no, la nueva legislación basada en la propuesta.

¿Quién puede organizar una iniciativa ciudadana?

Como hemos comentado, para poder poner en marcha una iniciativa ciudadana es necesario crear un comité de ciudadanos integrado, como mínimo, por siete ciudadanos de la UE residentes en, al menos, siete Estados miembros diferentes. No es preciso que sean nacionales de siete países distintos, pero deben tener edad suficiente para votar, en su país, en las elecciones al Parlamento Europeo.

Es decir, deben tener 18 años cumplidos como norma general, con las excepciones de Austria y Malta, donde la edad para votar es de 16 años, y de Grecia, donde la edad para votar es de 17 años.

Es importante destacar que las organizaciones no pueden plantear iniciativas ciudadanas, pero se les permite promover o apoyar estas iniciativas, siempre que lo hagan con total transparencia.

El comité de ciudadanos debe inscribir su iniciativa en esta web como paso previo a recoger las firmas de apoyo por parte de la ciudadanía. Una vez que se confirma la inscripción, se estipula un plazo de un año para que los organizadores recojan las firmas mínimas para seguir adelante.

Es muy importante destacar que, para manifestar su adhesión a una iniciativa, es decir, para firmar la petición, los ciudadanos interesados no podrán hacerlo a través de la web, sino que deberán rellenar un formulario específico de la declaración de apoyo. Este formulario debe ser proporcionado por los organizadores, ya sea en papel o por medios electrónicos.

¿Sobre qué temas se puede presentar iniciativas?

En la actualidad, es posible presentar iniciativas sobre 38 temas diferentes. Todos ellos se reflejan en esta web, que se actualiza siempre que hay algún cambio, y son exactamente todos los ámbitos de actuación de la Comisión Europea, desde acción por el clima, pasando por la agricultura, ayuda humanitaria, comercio, competencia, economía y fiscalidad, energía, política exterior, salud pública, seguridad alimentaria…

La Iniciativa Ciudadana Europea es un instrumento de democracia participativa muy importante en la UE. Gracias a él, un millón de ciudadanos que residan en la cuarta parte del territorio pueden solicitar a la Comisión que se presente una propuesta de acto jurídico para aplicar los Tratados de la Unión.

Desde que comenzó a aplicarse, cuatro iniciativas han cumplido los requisitos para ser presentadas ante la Comisión. A partir de enero de 2020 se aplicaron nuevas normas que hacen más accesible la iniciativa ciudadana europea.